Filosófico Siglo XX

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,81 KB

 

PANORAMA DE LA FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA: SIGLO XIX. La filosofía contemporánea se inicia con una crítica a la filosofía moderna.Así, Hegel criticará el idealismo trascendental de Kant por trascendental, es decir, por poner la esencia espiritual de la realidad fuera de la realidad misma. Se trata de unir lo que Kant fue separando. Es el idealismo absoluto de Hegel, donde el Espíritu, la Razón, dirige la historia hacia la solución de todas sus contradicciones. Hegel cree haber encontrado la respuesta definitiva a todos los problemas. Sin embargo, los filósofos posteriores buscarán nuevos caminos, casi siempre en claro enfrentamiento con él. Un ejemplo es Marx. Filósofo y economista alemán del siglo XIX, su reflexión parte de un intento por mejorar las condiciones de la clase obrera en pleno triunfo de la Revolución Industrial. Para ello criticará a la economía liberal y al idealismo filosófico representado por Hegel. Marx cree que su materialismo filosófico puede cambiar el mundo, si cambian las condiciones materiales de existencia de las personas.Y coincidiendo también con Hegel, Marx cree en un progreso racional de la humanidad hacia la libertad. Frente a este utópico optimismo, Nietzsche adopta, desde el vitalismo irracionalista, la postura contraria. Filósofo alemán del siglo XIX, su filosofía es una crítica a la cultura occidental, a la que contempla en un proceso de decadencia desde Platón. De ahí que Nietzsche defienda una filosofía vitalista e irracionalista. El supuesto progreso no es más que la decadencia de la civilización hacia formas degeneradas de vida. Para Nietzsche el hegelianismo y el marxismo anulan al individuo al someterlo a las leyes de la historia. Pero como filósofo contemporáneo, también critica la filosofía moderna por el mismo motivo que Hegel y Marx: por no comprender que la realidad es una construcción del espíritu, en su caso simbolizado por el Superhombre. Podríamos decir que el siglo XIX apunta a lo que serán tres movimientos políticos decisivos para entender el siglo XX: el comunismo marxista, el nazismo nietzscheano y la democracia de las filosofías liberales.



PANORAMA DE LA FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA: SIGLO XX. En el siglo XX los filósofos siguen intentando desmarcarse del idealismo hegeliano. Se encuentra el existencialismo, centrado en la investigación de lo más característico de la existencia concreta e individual del ser humano. El existencialismo sustituye el método dialéctico por el fenomenológico, evitando prejuzgarlas a partir de cómo creemos que son. Por otro lado, es en el siglo XX cuando se da el llamado "giro lingüístico", la conciencia de que en el lenguaje se encuentran las claves para comprender la realidad. Una de las corrientes que se dedicará al estudio del lenguaje será la filosofía analítica, destacando el filósofo L. Wittgenstein. En general, la filosofía analítica se caracteriza por rechazar el lenguaje metafísico de Hegel, que le condujo al error. Para esta corriente filosófica el único lenguaje que se puede utilizar para conocer la realidad es el científico.Todas estas corrientes tardarán en penetrar en España, donde el pensamiento escolástico seguía teniendo gran protagonismo. Serán Unamuno y Ortega y Gasset los primeros que se propongan la modernización de la cultura española. La filosofía vitalista de Ortega está centrada en el análisis existencial de la vida como realidad radical. Una vida de la que Ortega se ufana por haber sido el primero en descubrirla, que de tan próxima como estaba nadie se había apercibido de ella. Así, una de las corrientes filosóficas más modernas, la Escuela de Francfort, nace con la intención de dedicarse a la crítica racional de la sociedad moderna. Habermas será uno de sus máximos representantes. Este filósofo alemán relega la ética al ámbito de lo irracional. Se trata de uno de los problemas de la sociedad del siglo XX: que el interés emancipador haya sido anulado por el interés técnico. Y ello nos conduce al relativismo de la penúltima corriente filosófica: la posmodernidad.