Filosofia pedagogica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Deporte y Educación Física

Escrito el en español con un tamaño de 4,76 KB

 
FILOSOFIA PEDAGOGICA
“El gran merito de los filósofos educadores es haber demostrado plenamente, sea cual fuera su escuela, que la pedagogía no puede limitarse a ser una técnica de la educación, sino que esta técnica requiere inmediatamente bases científicas psicológicas e incluso una concepciones ultra-científica de la naturaleza, del hombre y de la sociedad, de sus relaciones y de su destino común” Filosofía pedagógica. Se designa con el nombre de filosofía pedagógica, la parte de la ciencia de la educación que estudia la repercusión de la filosofía sobre los problemas educativos. Ilustraremos ahora con algunos ejemplos las consecuencias pedagógicas de las construcciones filosóficas.
Para el
naturalismo, la diferencia entre el hombre y el animal es una simple diferencia de grado, no de naturaleza. El hombre se integra en la naturaleza como cualquier otro ser vivo. Esta sencillamente más perfeccionado. Positivismo, evolucionismo, materialismo, estos son términos que designan la misma doctrina, simplemente llama mas especialmente la atención sobre un aspecto o sobre otro. Entre las consecuencias generales de esta teoría se pueden señalar las siguientes: el estudio de la naturaleza es el mas importante, el único método valido es el método exclusivista: la observación y la experimentación. (Estas ideas se encuentran ilustradas y desarrolladas principalmente en la pedagogía de Spencer).
Para el
sociologismo, el individuo no tiene valor más que por el hecho de estar integrado en sociedad. Sin esta el Hombre no seria nada, como tal hombre no merece la pena de que nadie se ocupe de el. Entre los representantes mas conocidos citemos a E, Durkheim, Marx. Dewey… Las consecuencias del sociologismo se pueden resumir así: El Hombre es lo que es porque es social y no un ser social porque es hombre. La sociedad será, por lo tanto, la gran realidad. Es la comunidad la que constituye el fundamento de la lengua, de las artes, de la moral, de la ciencia, de la religión; en resumen, de todo lo que da valor a la humanidad.
El
Nacionalismo afirma la prioridad de la Nación y del Estado sobre la personalidad. No es la razón, sino la Nación la que confiere al hombre su valor. Esta doctrina tiene numerosos representantes en todos los países, pero sobre todo en Alemania, por ejemplo:Hegel o Bismarck. Este nacionalismo ha tomado su forma mas extremada en estos últimos años bajo el nombre de nacional-socialismo. Se ha agrando con el racismo intransigente. El pedagogo más representativo y radical del nacional-socialismo fue E. Krieck. Según el, la comunidad (familia, raza, pueblo...) es un organismo individual con vida propia. Las consecuencias prácticas de este hipernacionalismo son: estatificación rigurosa, ética y política nacionalista, exclusión de los no arios de la enseñanza, formación premilitar de la juventud, lucha abierta contra todo lo que se oponía al ideal nacional-socialista. La doctrina fascista italiana se inspiraba en principios semejantes, y su filosofo oficial Giovanni Gentile, ha dejado el la reforma escolar de 1923 pruebas evidentes de esta orientación. La enseñanza religiosa católica era obligatoria, si esta península hubiese sido un país protestante o musulmán, el fascismo habría utilizado el protestantismo o el mahometismo para sus fines. Cabe destacar también el sociologismo reaccionario de Maurres en Francia que fue igualmente una doctrina que se parecía al nacionalismo agudo.
La
doctrina cristiana de la educación es aquella a la que se ha hecho más frecuentemente referencia y que sirve de base en realidad a la educación de la mayor parte de los países occidentales y del nuevo mundo. Es a la vez una filosofía y una religión. El cristianismo considera la educación como la preparación para esta vida superior. Los grandes principios de la pedagogía cristiana son suficientemente conocidos. Los escritos de los filósofos cristianos, las reglas de las instituciones religiosas de enseñanza y numerosas obras han aclarado todos los aspectos de esos principios.