Elementos de la tradición literaria. Eloy Sánchez Rosillo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,61 KB

 
Eloy Sánchez Rosillo, como buen lector, se ha alimentado de fuentes
literarias diversas, las cuales se reflejan en su obra literaria.
Destaca la influencia del mundo clásico grecolatino: el poema “Paris y Helena”
recrea la Iliada de Homero; y la tradición lírica española, que se manifiesta en la
recreación de tópicos de la literatura medieval, renacentista y barroca, tales como:
Vita brevis y Tempos irreparabile fugit
Fugacidad de la vida y huida irreparable del tiempo.
El poeta usa la poesía como una forma de retar al tiempo, el cual siempre gana.
Para Eloy Sánchez Rosillo, el paso del tiempo es algo doloroso, por lo que cualquier
detalle le sirve para rememorar el pasado, el “tempos fugit” horaciano, tema que
recupera desde diversas perspectivas ópticas, pero principalmente desde la
melancolía confusa por la dicha que provoca recordar esos paraísos anclados en el
pasado y que hacen de su revivir un goce nostálgico, una auténtica elegía.
La vida fue muy corta; la muerte no termina (“Inscripción”)
A la vez respiramos la luz y la ceniza
Principio y fin habitan en el mismo relámpago (“Principio y fin”)
El tiempo no
quiere soltar su presa, y va ganando
terreno el deterioro en la indigencia
de un hombre al cual que se acerca, ineludible,
el momento fatal de la derrota. (“Envejecer”)
Ubit sunt? (¿Dónde están?)
Trata de la fugacidad de los bienes terrenos.
Es un tópico literario ya utilizado en la literatura clásica romana y transmitido tanto
a las literaturas romances como a la literatura occidental.
Hace referencia a la fugacidad de las glorias mundanas, de los elementos del
mundo terrenal y sensorial. Se usa para preguntar por personalidades ya
desaparecidas.
Refleja una filosofía o forma de pensar que fue dominante a lo largo de la
Edad Media, y que enlaza con la concepción de la vida en la tierra como un simple
tránsito hacia la vida eterna, la que sigue a la muerte.
Aparece en Autorretratos y en Un jilguero en su obra La Vida.
¿Qué fue del niño aquel que con su risa
me unía a una verdad tan verdadera?
¿Y que ha sido de mí, de los seguros
convencimientos que me sostenían? (“Desde aquí”)
Carpe Diem
Es una locución latina que literalmente significa cosecha el día, también
significa disfruta el día, aunque lo que quiere decir es "aprovecha el día, no lo
malgastes"
Carpe diem quam minimum credula postero. ("Aprovecha el día, no confíes en
mañana").
Asimismo se puede traducir como "aprovecha el momento", "vive el
momento", es decir, "aprovecha la oportunidad y no esperes a mañana, porque
puede ocurrir que mañana la oportunidad ya no exista".
Eloy Sánchez Rosillo recurre a este tópico en El fulgor del relámpago, y en En mitad
de la noche, donde por primera vez aborda directamente el momento de la muerte
de un ser querido, convirtiendo así la muerte en algo que repentinamente ya forma
parte de él, y que le ha robado para siempre algo que le era legítimo.
Aquí podemos apreciar el claro eco inevitable de Jorge Manrique, aunque nuestro
poeta presenta la muerte constantemente en su poemario La vida, por muy
paradójico que parezca.
Entonces no lo supe.
Pero hoy sé que a esas horas en que tomé conciencia
del tiempo y de la muerte arrasaron mi infancia:
deje allí de ser niño
La vida como sueño
Tema que alude al absurdo de la vida humana.
No sé si estoy soñando,
no sé si estoy despierto, si imagino o recuerdo.
Quizás siempre soñamos. (“Desde aquí)
Locus amoenus
Lugar agradable generalmente refiere a un lugar idealizado de seguridad o
de confort.
La literarura usa de este tipo de puestas imaginarias, en la literatura
occidental al menos, en Homero, y se convierte en elemento de primera necesidad
en obras pastorales de poetas como Teócrito y Virgilio, aunque en Las
Metamorfosis de Ovidio, la función del locus amoenus se invierte y, en vez de
ofrecer un respiro al peligro, es de por sí usualmente la escena de violentos
encuentros.
Ya estarán verdeando
las tierras de labor y el oro joven
del sol de marzo exaltará la gracia
de los almendros florecidos. (“Volver”)
Sánchez Rosillo en su intento de abarcar pasado, presente, e incluso futuro
en un solo instante vital, busca su propia Arcadia, un locus amoenus, un refugio
idílico que se halla en su propia biografía y que toma tanto espacial como temporal.
La identificación de la vida con una serie de muertes sucesivas recuerdan a
poemas metafísicos y morales de Quevedo sobre la existencia , la muerte y el
paso del tiempo.
Romanticismo
La influencia del italiano Leopardi, poeta de la amargura y de la
desesperación, se percibe en su tono elegíaco y en algunos motivos o símbolos
como por ejemplo la luna. Admirado por rosillo, le dedica su poema “ Recanati,
agosto de 1829”
Con Bécquer comparte su ideal de poesía ; así, Sánchez Rosillo utiliza una
poesía “desnuda de artificio”, que “brota del alma”, y representa por lo tanto la
autenticidad.
También influyen poetas posteriores como Juan Ramón Jiménez, Walt
Whitman en el uso del versículo, y Borges en el desdoblamiento del yo del poeta.