Comentario literario García Lorca

Enviado por Alex y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 12,52 KB

 

La Casa de Bernarda alba es una obra dramaturga escrita por Federico Garcia Lorca, nacido en el municipiode Fuente VaquerosGranada(España), en el seno de una familia de posición económica desahogada, el 5 de juniode 1898. Fue Poeta Dramaturgo, perteneciente a la Generacion del 27.  Como estudiante fue algo irregular,  llegando a abandonar la Facultad de Derecho de Granadapara instalarse en la Residencia de Estudiantesde Madriden 1918 pasado un tiempo, regresó a la Universidad de Granada, donde se licenció en Derecho, aunque nunca ejerció como abogado, ya  que su vocación era la literatura. Después de su madre, fue Fernando de los Ríosquien estimuló su talento en favor de la poesía.

De su viaje y estancia en Nueva York surge el libro Poeta en Nueva York. En 1930fue a La Habana, donde escribió parte de sus obras.

Al instaurarse la Segunda República españolaFernando de los Ríos fue nombrado Ministro de Instrucción Pública, quien le encargó a Lorca la co-dirección de la compañía estatal de teatro «La Barraca», donde disfrutó de todos los recursos para producir, dirigir, escribir y adaptar algunas obras teatrales del Siglo de Oro español.

En 1933 viajó a la Argentina de la Década Infame para promover la puesta en escena de algunas de sus obras por la compañía teatral.

Colombia y México, cuyos embajadores previeron que el poeta pudiera ser víctima de un atentado debido a su puesto de funcionario de la República, le ofrecieron el exilio, pero Lorca rechazó las ofertas y se dirigió a su casa en Granada para pasar el verano.

Tras una denuncia anónima, el 16 de agostode 1936fue detenido en la casa de uno de sus amigos, el también poeta Luis Rosales, quien obtuvo la promesa de las autoridades nacionales de que sería puesto en libertad «si no existía denuncia en su contra».

Las últimas investigaciones indican que fue fusilado la madrugada del 18 de agostode 1936, seguramente por cuestiones territoriales, ya que algunos caciques, muy conservadores, tenían rencor al padre de Lorca porque era un caciqueprogresista además de ser republicano y homosexual.

Entre sus obras más importantes se encuentra Bodas de sangre (1933), Yerma (1934, Doña Rosita la soltera,



1935, y su obra considerada la más importante La Casa de Bernarda Alba 1936.

En este fragmento nos encontramos en el tercer y último acto alcanzando el punto culminante de tensión, donde Adela es descubierta por Martirio. Se afirma que las dos están enamoradas de Pepe y se ensarzan a discutir llamando la atención de Bernada y sus otras hijas.

Cuando Bernarda trata de golpear a Adela con su baston esta se lo parte, demostrando que no tiene miedo a nada ni a nadie. Poco después se da cuenta de que pepe esta en la cuadra y Bernarda le dispara. Adela creyendo que pepe había Muerto se suicida.

- Bernarda.

Es la encarnación hiperbólica de las fuerzas represivas. Representa las convenciones

morales y sociales más añejas con la mentalidad tradicional vigente. Da importancia al

"qué dirán", la apariencia, la buena fachada aun cuando no se corresponda con la

realidad. Se opone a los impulsos eróticos, cree en la decencia, la honra y su gran

obsesión es la virginidad. Tiene una concepción tradicional del papel de la mujer frente

al del hombre. Su orgullo de casta le hace tener conciencia de pertenecer a una capa

social superior y por ello impide un noviazgo de Martirio (por razones sociales) a todas

las hijas les recuerda a qué obliga pertenecer el ser "de su clase”. Su autoridad y su

poder aparecen claramente simbolizados por el bastón, que siempre lleva en escena, y el

lenguaje prescriptivo (órdenes, prohibiciones, "Silencio").

- Las hijas. Todas las hijas viven entre la reclusión impuesta y el deseo del mundo

exterior ("querer salir"). Todas ellas están más o menos obsesionadas por lo erótico.

Estos anhelos eróticos pueden ir unidos (o no) a la idea del matrimonio, único cauce

permitido para salir de aquel encierro. Las cinco hijas de Bernarda encarnan un abanico

de actitudes que van de la sumisión, o la resignación, a la rebeldía.

- Angustias.

39 años. Hija del primer marido de Bernarda y heredera de una envidiable fortuna que

no tarda en atraer, pese a su edad y su falta de encantos, a Pepe el Romano. Ha perdido

la ilusión y la pasión ya, pero es la envidia de todas las hermanas.



-magdalena

30 años. Por una parte da muestras de sumisión, pero puede sorprendernos con amargas

protestas, sobre todo contra Angustias. Ella hubiera preferido ser un hombre, ya que ha

abandonado la idea de casarse y lanza su ¡maldita sean las mujeres!

- Amelia.

27 años. Es quizás el personaje más desfigurado: resignada, medrosa y tímida.

- Martirio.

24 años. Es un personaje más complejo. Pudo haberse casado, si su madre no se hubiera

interpuesto, de ahí su resentimiento; es enferma, depresiva y pesimista. Llega a decir: Es

preferible no ver a un hombre nunca. Desde niña les tuve miedo. Está enamorada de

Pepe el Romano y esta pasión la lleva hasta una irreprimible y nefasta vileza.

- Adela.

20 años. Es la encarnación de la abierta rebeldía, la más joven, hermosa, franca,

apasionada, su vitalismo (traje verde), su fuerza, su pasión le hacen prorrumpir en

exclamaciones escandalosas: No, no me acostumbraré (…) ¡Yo quiero salir!, ¡Mi

cuerpo será de quien yo quiera! o ¡Lo tendré todo! En desafío abierto con la moral

establecida, está dispuesta a convertirse en querida de Pepe el Romano. Su momento

culminante es cuando rompe el bastón de mando de Bernarda en un arrebato de rebeldía

trágica, y exclama: ¡Aquí se acabaron las voces de presidio!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

- María Josefa.

La abuela. En sus palabras se mezclan locura y verdad. Se hace portavoz de un anhelo

común ¡Déjame salir! y agranda líricamente los problemas centrales: la frustración de

las mujeres, el anhelo de matrimonio y de maternidad, el ansia de libertad, de espacios

abiertos...

- La Poncia.



Vieja criada: interviene en las conversaciones y en los conflictos, hace advertencias, da

consejos, hasta tutea a Bernarda, pero ésta no deja de recordarle las distancias que las

separan. Ella asume su condición pero está llena de un rencor contenido. Tiene

conversaciones con las hijas de modo abierto y descarado, al hablar de lo sexual

aportará un elemento de contraste y turbias incitaciones. Se caracteriza por su sabiduría

rústica, por su desgarro popular y por el sabor, la riqueza y la creación de su habla.

- La criada. IES La Aldea de San Nicolás

Tiene un menor relieve que Poncia y también participa del rencor hacia el ama (y hacia

el difunto marido, que la acosaba), aunque se muestra sumisa e hipócrita. Obedece a La

Poncia pero es altanera y ruda con la mendiga

- Pepe El Romano.

No aparece en escena pero está omnipresente. Es la encarnación del Hombre, del

"oscuro objeto del deseo", con todo lo que se va diciendo de él se compone un retrato

suficientemente perfilado. Pero tiene su doblez: va detrás del dinero de Angustias, pero

enamora a Adela, se convierte así en el papel "catalizador" de las fuerzas latentes.

Se puede observar claramente la maestría del diálogo, que se caracteriza por su fluidez,

el nervio y la intensidad. Predominan las réplicas cortas y rápidas y a menudo llama la

atención su sentenciosidad. Se unen realidad y poesía.

El lenguaje lorquiano tiene además un intenso sabor popular. Está hondamente

enraizado en el habla popular, especialmente en la andaluza, lo cual se puede observar

claramente en los giros y palabras, en el gusto por la hipérbole y en la creatividad.

Se debe mencionar también la dimensión poética del diálogo, cargado de simbolismo:

imágenes y comparaciones.