Cátedra Bolivariana

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 4,79 KB

 

Crisis del absolutismo

El poder absoluto

Los reyes tenían el poder absoluto, total. El Absolutismo es, pues, un régimen o sistema político mediante el cual la autoridad se ejerce omnímodamente (que lo abraza y comprende todo) por una sola persona, en este caso el rey.

Desde luego en países con un Parlamento que representaba la nobleza y el pueblo, se intentaba una especie de control, pero sólo en apariencia, porque al fin de cuentas el rey decía la última palabra, en lo ejecutivo, en lo judicial y en lo legislativo.

La soberanía reside en el pueblo

            Naturalmente, a estos conceptos se oponían varios destacados pensadores como el inglés Jhon Locke (1632-1704), el francés Charles de Secondat, barón de Montesquieu (1689-1755) y el ginebrino Juan Jacobo Rousseau (1712-1778), por ejemplo, quienes rechazaban el absolutismo de los reyes y divulgaban la doctrina que se refiere a la soberanía reside en el pueblo. Doctrina nada nueva, ya que años atrás habían estampado ese concepto de la soberanía el jesuita español Francisco Suárez (1548-1617) y el teólogo italiano Santo Tomás de Aquino (1225-1274), entre otros.

El Despotismo Ilustrado

            Presionados los reyes por la influencia de la Ilustración, a modo de suavizar el mandato absolutista: la intervención del Estado en la economía les permite borrar antiguas legislaciones feudales que impedían libertades comerciales. Organizan los ejércitos nacionales y fomentan el desarrollo de la cultura en general.

            Los reyes supieron rodearse de los más famosos intelectuales de la época. Siguiendo el ejemplo de Francia, Inglaterra y España, que acusaron gran progreso en las artes, la ciencia y la filosofía, y morigeraron el fanatismo religioso.

            El absolutismo estalló en crisis. Los escritores y filósofos enfilaron las baterías contra ese sistema, y los pueblos despertaron a la luz de la verdad. Aquellas ideas de libertad, difundidas ahora a plenitud, gracias al Enciclopedismo y a la Ilustración, acabaron por minar el poder absoluto de los reyes. El pueblo empezó a tomar conciencia de sus derechos. El republicanismo logrado por los norteamericanos con su independencia, motivó a los franceses a hacer su propia revolución: la Revolución Francesa. De las ideas y el ejemplo de ambas surgirá la Revolución Hispanoamericana.

Los conflictos internacionales

            El descubrimiento de América por parte de España suscitó en Europa una serie de intrigas y envidia, en vista de la gran extensión de tierras que se anexaba la corona española de este lado del mar. A medida que se descubrían nuevos territorios en América y se fundaban pueblos y ciudades, en el correr de los siglos XVII y XVIII, crecían las apetencias por estas tierras.

            Inglaterra trató de arrebatar posesiones a España, a Francia y a Holanda. Así se adueñó de Norteamérica.

            A causa de las sucesiones en distintos tronos, surgió la llamada Guerra de Sucesión de Austria, iniciada en 1740, cuando María Teresa de Austria asumió el Imperio contra la voluntad de algunos príncipes alemanes y de Federico de II de Prusia. En 1748, se reconoció como emperatriz a María Teresa.

Filosofía de la Ilustración

            En el siglo XVIII surge un movimiento espiritual, ideológico, conocido como la Ilustración. Nació con las ideas proyectadas por Jhon Locke en Inglaterra, pero son los pensadores franceses quienes lograron capitalizar el movimiento.