Las asociaciones premarxistas

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,22 KB

 

5.2. EL MARXISMO Friedrich Engels y Karl Marx elaboraron gracias a su colaboración una nueva teoría socialista, que, con el tiempo, se denominaría marxismo. La primera formulación de estas ideas se publicó en el Manifiesto del Partido Comunista. El texto, denuncia la sociedad burguesa y entiende que el futuro pasa por la emancipación del proletariado, la desaparición de la burguesía y la construcción de una sociedad sin clases. El Manifiesto comunista era un escrito propagandístico cuyo lema era ¡Proletarios del mundo, uníos!, era un llamamiento a la organización y a la acción política de los trabajadores para la defensa común de sus intereses y para conquistar el poder. El marxismo se difundio inicialmente entre los obreros con la idea básica de que los trabajadores deben organizarse en un partido político propio, independiente de los partidos burgueses. Esta idea fue la semilla de todos los partidos socialistas que se crearon en las últimas décadas del siglo XIX , partidarios de reformas progresivas en un contexto democrático, como en los revolucionarios, más tarde conocidos como partido comunistas.

2.1. Principales rasgos del fascismoEl fascismo, surgido en Italia después de la primera Guerra Mundial, fue, junto con el nazismo alemán, la más destacada ideología antiparlamentaria del período de entreguerras. Este período tuvo en Europa tres grandes manifestaciones políticas: la crisis de la democracia, el auge de los fascismos y la consolidación de la Revolución Soviética.
El término fascismo tuvo su origen en la organización política creada por Mussolini en 1919. Esta denominación, acabó designando a todos los regímenes y movimientos similares al de Mussolini.
Los principios doctrinales básicos que caracterizan el fascismo: el nacionalismo, el antiparlamentarismo, la desconfianza de la razón y el liderazgo absoluto.
El nacionalismo radical, en el caso italiano, el fascismo se apoyó en la frustración provocada por no conseguir el desenlace de la Gran Guerra lo que ellos esperaban, mientras que en el caso alemán arrancaba de la protesta contra el Tratado de Versalles. De este nacionalismo radical se pasa con facilidad al imperialismo, a las reivindicaciones territoriales y a una política agresiva y militarista.
Antiparlamentario y liberal: acusaba a los sistemas democráticos de promover la división entre los ciudadanos y de provocar la debilidad del país. Fomentaba la sumisión del individuo y la negación de las libertades personales.  Según esta ideología, los individuos están subordinados al Estado dictatorial, y el Gobierno ha de ser dirigido por una élite. Estas ideas llevaron al fascismo  a su conclusión más radical: la justificación del racismo, o sea, la existencia de seres superiores e inferiores.
El fascismo desconfía de la razón y de la intelectualidad, y apela a los sentimientos y al fanatismo de los pueblos.
El fascismo define el liderazgo absoluto. La nación debía poner su destino en manos de un líder, un jefe, que reuniese todos los poderes; este liderazgo se apoyaba en el culto a la personalidad del jefe mediante la propaganda y la prohibición de cualquier crítica.