Adsadasda

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 66,29 KB

 

LaGuerra del Pacífico(18791883) fue unconflicto armadoque enfrentó a laRepública de Chilecontra laRepública Peruanay laRepública de Bolivia. También se la ha denominadoGuerra del Salitre.

Antecedentes

A mediados delsiglo XIXeldesierto de Atacamahabía adquirido un gran valor económico debido al descubrimiento de valiososyacimientosdeguanoy, posteriormente, desalitre, ambos, entonces, con buenaleyy buen precio en elmercadointernacional.

Existen discrepancias entre loshistoriadoresbolivianosychilenoscon respecto a si el territorio de laAudiencia de Charcas(primero dependiente delVirreinato del Perúy luego delVirreinato del Río de la Plata), disponía o carecía delitoral. Apoyándose en diversos documentos, los bolivianos insisten en que lo tenía; por su parte, los chilenos lo niegan o lo ponen en duda.

Al crearse laRepública de Boliviaen1825—denominada inicialmenteRepública de BolívarSimón Bolívardefine una salida almarporCobija(Puerto La Mar); sin embargo, gran parte de la explotación económica de esa zona costera fue llevada a cabo porempresarioschilenos en condiciones, según algunos, muy ventajosas para ellos.

Antes del inicio de la guerra los respectivospresidenteseranHilarión Daza(enBolivia),Aníbal Pinto Garmendia(enChile) yMariano Ignacio Prado(en elPerú). Las Repúblicas de Bolivia y de Chile habían suscrito dostratadosdelímites: el primero de ellos en1866(Tratado de límites de 1866 entre Bolivia y Chile) y el segundo en1874, junto a unprotocolo complementariode1875(Tratado de límites de 1874 entre Bolivia y Chile). Ambos tratados fueron ratificados en su oportunidad y canjeados solemnemente enSantiagoy enLa Paz.

De acuerdo con supreámbulo, el tratado de 1866 tenía por finalidad, "poner un término amigable i recíprocamente satisfactorio a la antigua cuestión pendiente entre ellas sobre la fijación de sus respectivos límites territoriales en el desierto de Atacama i sobre la esplotación de los depósitos de huano existentes en el litoral del mismo desierto" [sic], estableciendo en su artículo I que lafronterade los dos países sería "en adelante el paralelo 24 de latitud meridional desde el litoral del Pacífico hasta los límites orientales de Chile"; asimismo establecía una medianería en favor ambos países, entre losparalelos23 y 25, sobre los productos provenientes de la explotación de los depósitos deguanoy los derechos deexportaciónque se percibieren sobre losmineralesextraídos en aquella área.

El gobierno que depuso aMariano Melgarejodeclaró como nulos todos los actos del gobierno anterior, incluyendo los tratados de límites firmados conChileyBrasil; esta declaración tensionó las relaciones con el gobierno chileno hasta la firma del Tratado de 1874, que reemplazó al de 1866. Este último tratado volvió a fijar como límite entre las Repúblicas de Chile y Bolivia "El paralelo del grado 24 desde el mar hasta la cordillera de los Andes en el divortia aquarum" [sic], estableciendo además, en el artículo IV, que los derechos de exportación que se impusieran sobre los minerales exportados en el territorio comprendido entre los paralelos 23 y 25 de latitud sur "no excederan la cuota de la que actualmente se cobra, i las personas, industrias y capitales chilenos no quedarán sujetos a mas contribuciones de cualquiera clase que sean que las que al presente existen. La estipulación contenida en este artículo durará por el termino de venticinco años" [sic]. Estetratado internacionalera el vigente hacia1879.

El27 de noviembrede1873, laCompañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta, una sociedad chilena formada por capitales chilenos y británicos, firmó un acuerdo con el gobierno boliviano que le autorizaba la explotación desalitrelibre de derechos por 15 años, desde la bahía deAntofagastahasta Salinas, incluyendo el Salar del Carmen. Dicho acuerdo no fue ratificado por el congreso boliviano, que en ese entonces se encontraba analizando las negociaciones con Chile1—que darían por resultado el tratado de 1874—.

Crisis e inicio del conflicto

En1878, las autoridades bolivianas, en medio de una crisis económica, buscaron reaccionar a los privilegios que el anterior gobierno había otorgado a los empresarios de la zona. En ese contexto, el congreso de Bolivia se abocó al estudio del acuerdo celebrado por el gobierno en 1873.

Para Bolivia, elcontratofirmado en 1873 con la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta, aún no estaba vigente, porque de acuerdo con laconstituciónboliviana, los contratos sobrerecursos naturalesdebían aprobarse por elcongreso1. Ello se hizo por laAsamblea Nacional Constituyenteboliviana mediante una ley, el14 de febrerode1878, a condición que se pagara un impuesto de 10 centavos por quintal de salitre exportado por la compañía.

Artículo Único. Se aprueba la transacción celebrada por el ejecutivo en 27 de noviembre de 1873 con el apoderado de la Compañía Anónima de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta a condición de hacer efectivo, como minimun, un impuesto de diez centavos en quintal de salitre exportado.
Asamblea Nacional Constituyente de Bolivia. Ley de 14 de febrero de 18782

En lo que respecta a Chile, el cobro del impuesto de 10 centavos sobre quintal exportado violaba el artículo IV del tratado de 1874. Por ello, dicho impuesto encontró una gran resistencia por parte de los propietarios de la empresa afectada y una cerrada defensa de su causa por parte del gobierno deSantiago, desencadenándose un conflicto diplomático.

El17 de noviembrede1878el gobierno de La Paz ordenó al prefecto del departamento de Cobija que hiciera efectivo el impuesto de 10 centavos establecido por la ley de 14 de febrero. Posteriormente, en1 de febrerode1879, el gobierno de Hilarión Daza resuelve el contrato, suspendiendo los efectos de la ley de 14 de febrero de 1878, y decide reivindicar las salitreras detentadas por la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta y rematar estas últimas para cobrar los impuestos impagos desdefebrerode 1878. El remate estaba programado para el14 de febrerode1879.

Gracias a los archivos de la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta se sabe que en Chile no existía interés en ir a la guerra por salvar a la compañía, a pesar de que muchos políticos y ministros importantes eran accionistas minoritarios de la compañía[cita requerida]. Sin embargo, la decisión sería otra en el caso de que se remataran efectivamente las salitreras, lo que, según la visión del presidente de ChileAníbal Pinto, supondría la violación efectiva del tratado.

En Chile, la decisión de ir a la guerra se toma la mañana del11 de febrero, cuando en una sesión especial del gabinete chileno se recibe un telegrama del norte, conteniendo textualmente un mensaje del ministro plenipotenciario de Bolivia "Anulación de la ley de febrero, reivindicación de las salitreras de la compañía". Este gatilla la decisión del presidente Aníbal Pinto de ordenar laocupación de Antofagasta, que se verifica el14 de febrerode1879, penetrando las tropas chilenas al interior del litoral boliviano (véaseCarta del presidente de Chile, a su embajador ante el gobierno de La Paz). Ante esta situación el27 de febrero, Hilarión Daza decreta elestado de sitioen Bolivia.

ElPerú, que había suscrito elTratado de Alianza Defensiva de carácter secretocon Bolivia en 1873 y al que Argentina no se había adherido, trata de persuadir al gobierno de La Paz para someterse a unarbitrajecon la misión Quiñones,3figura que se encontraba estipulada en el protocolo complementario de 1875, toda vez que se trataba de un "problema tributario" y no territorial. El gobierno peruano para mediar en el conflicto envió a su ministro plenipotenciarioJosé Antonio de Lavallea Chile; la misión del diplomático fracasó y en lugar de ello, el gobierno de Chile, denuncia al plenipotenciario peruano la existencia de un "Tratado Secreto" firmado con Bolivia. Lavalle lee el tratado al canciller chileno Fierro y explica que no es ofensivo a Chile.

El1 de marzoel gobierno de Bolivia declara cortado todo comercio con Chile. El15 de marzoChile inicia preparativos para ocupar más al norte del paralelo 23. Con ello23 de marzotiene lugar labatalla de Calama, en la que las fuerzas chilenas vencieron a un grupo de civiles bolivianos. El5 de abrilde 1879Chile le declara la guerra al Perúy a Bolivia.

La revisión y análisis del tratado secreto de alianza, lleva a historiadores peruanos a la conclusión que elPerúaún tenía la opción de decidir si la agresión aBoliviaera real o si el asunto merecía un arbitraje, lo que "era preferible", según la cláusula pertinente. Esta misma interpretación dice que a raíz de la penetración de tropas chilenas en territorio boliviano y el poco interés del gobierno de Chile en "una salida diplomática", y a la declaratoria de guerra que le hace el gobierno chileno el 5 de abril, es que Perú se siente ligado a Bolivia por el tratado recíproco de defensa, y entra asimismo, en la contienda, declarando elcasus foederis.

La historiográfica chilena en cambio afirma que el pacto es defensivo en la forma, pero ofensivo en el fondo, por lo que considera la mediación de Perú después de la toma de Antofagasta como una forma de ganar tiempo, mientras se realizaban preparativos de guerra. Además declaran motivos de más largo alcance para que la guerra terminara en un conflicto entre Chile y Perú, que sería, según esta visión, una enemistad que tendría raíces en lacolonia, y exacerbadas en la independencia y en laGuerra contra la Confederación Perú-Boliviana.

Por otra parte la historiográfica peruana afirma que la relaciones coloniales eran de cooperación y comercio entre lospuertosdelCallaoyValparaíso. Luego de proclamada laIndependencia, ambos gobiernos suscribieron el 23 de diciembre de1822un tratado deLiga, Alianza y Confederación, que establecia principalmente unaalianza militarentre el Perú y Chile, el cual se complementó el 26 de abril de1823con untratado de Auxilios, que reglamentaba el financiamiento de lacampaña libertadora4y aunque posteriormente el gobierno peruano no reconoció dicha deuda, en1839con la derrota de laConfederación, el Perú pagó a Chile la deuda contraída por el servicio prestado por el ejército chileno en la campaña restauradora y la independencia,5así como reconoció las acciones de los oficiales de Chile otorgándoles premios6y condecoraciones del ejército del Perú por reunificar el Perú y derrotar aSanta Cruzreconociendo a Chile como aliado del Perú.7Esta alianza volvería a fortalecerse en1866durante laGuerra Hispano-Sudamericanaen la cual las escuadras navales de ambos paises combatieron juntas a laArmada Españolaen elCombate naval de Abtao; tras elCombate del Callaoy el retiro de la flota europea de aguas americanas en octubre del mismo año el ministro chileno en el Perú Marcial Martínez, en cumplimiento de una ley dada por elcongresode su país, confirió al presidente peruanoMariano Ignacio Prado(el mismo en 1879) los despachos deGeneral de Divisiónen elEjército Chileno.8Esto ha llevado a la historiografía peruana a afirmar la existencia de intereses económicos y políticasexpansionistasen la clase dirigente chilena de ese entonces como verdadero motivo del estallido de la guerra.



Campaña naval

A comienzos de la guerra era evidente que antes de cualquier operación militar en un terreno tan difícil como eldesierto de Atacama, debía ganarse el control de los mares.

El poder de la escuadra chilena se basaba en las fragatas blindadas gemelas,CochraneyBlanco Encalada, de 3.560 toneladas, 6 cañones de 250 libras de avancarga, 2 de 70, y 2 de 40 libras, blindaje de 9 pulgadas, velocidad de 11 millas a su máxima capacidad. El resto de la escuadra estaba formada por las siguientes naves de madera: las corbetasChacabuco,O’HigginsyEsmeralda, la cañoneraMagallanesy la goletaCovadonga.

La escuadra peruana basaba su poder en la fragata blindadaIndependenciay elmonitorHuáscar. LaIndependenciadesplazaba 3.500 toneladas, tenía un blindaje de 4½ pulgadas, 2 cañones de 150 libras, 12 de 70, 4 de 32, 4 de 9 libras, y andar de once millas a su máxima capacidad. El monitorHuáscardeplazaba 1.745 toneladas, blindaje de 4½ pulgadas, 2 cañones de 300 libras de avancarga, ubicados en la torre giratoria, y 11 millas de velocidad a su máxima capacidad, con lo cual posiblemente era la nave de combate más moderna de la marina de guerra del Perú. Completaban la escuadra peruana los monitores fluvialesAtahualpayManco Cápac, la corbeta de maderaUnióny la cañonera de maderaPilcomayo. Bolivia no contaba con buques de guerra.

El puerto peruano deIquiquefuebloqueadopor parte de la armada chilena. En elCombate naval de Iquique, el21 de mayode1879el monitorHuáscar, al mando del capitán de navíoMiguel Grau Seminario, logra hundir a la corbeta chilenaEsmeralda, al mando del capitán de fragataArturo Prat Chacón, el que, al morir durante el combate, se convierte en el mayor héroe naval chileno. El mismo día la fragataIndependenciase enfrenta con la goletaCovadonga, cuyo comandante capitán de corbetaCarlos Condell de la Haza, la lleva por zonas de poco fondo haciéndola encallar enPunta Gruesa. El resultado del día en Iquique y Punta Gruesa, caló hondo en la opinión pública de ambos países. Los combates navales deIquiqueyPunta Gruesale dieron una victoria táctica al Perú: elbloqueo del puerto de Iquiquefue levantado y las naves chilenas fueron hundidas o abandonaron el área. Sin embargo, la victoria tuvo un altísimo costo estratégico; durante el combate de Punta Gruesa, la marina de guerra del Perú registra la pérdida de una fragata blindada de 3.500 toneladas al intentar infructuosamente capturar una nave de madera de 630 toneladas. La pérdida de la fragata blindada Independencia, la mayor nave de la escuadra de la marina de guerra del Perú, representa un golpe irreparable para ésta.9

Pese a su condición de inferioridad numérica, el comandante delHuáscar, mantuvo en jaque a toda la escuadra chilena durante seis meses. Entre las acciones más destacadas de las llamadascorrerías del Huáscarse cuentan: elprimer combate naval de Antofagasta(26 de mayo de 1879) y elsegundo combate naval de Antofagasta(28 de agosto de 1879). El punto culminante fue lacaptura del vapor Rímac, el día 23 de julio de 1879. En esta acción Grau no sólo captura dicho buque, sino también el regimiento decaballeríaCarabineros de Yungayel cual se encontraba abordo. Este hecho causa una crisis en el gobierno chileno que provoca la renuncia del almiranteJuan Williams Rebolledo. Tras la renuncia de Williams, el mando de la escuadra chilena fue entregado al comodoroGalvarino Riveros Cárdenasquien se aboca a dar caza alHuáscar.

El combate decisivo de la campaña naval tuvo lugar enPunta Angamos, el día8 de octubrede 1879. En este combate el monitorHuáscares finalmente capturado por la armada de Chile, a pesar del intento de hundirlo por parte de su tripulación. Durante el combate muere su comandanteMiguel Grau Seminarioconvirtiéndose a su vez en el héroe patrio del Perú. Elcombate naval de Angamosmarca el fin de lacampaña naval de la Guerra del Pacífico.

Campaña terrestre

Obtenida la superioridad naval, las tropas del ejército chileno iniciaron una serie de maniobras militares en las provincias deTarapacá,TacnayArica. Lasbatallas de Pisagua,Tacna, yArica, fueron victorias chilenas en1880. Labatalla de Tarapacáfue una victoria aliada, pero ésta no cambió el curso de los acontecimientos a favor de los aliados, pues Bolivia se retiró de la guerra después de labatalla del Alto de la AlianzaenTacna, y Chile siguió luchando contra el Perú.

La Capital,Lima; entonces una ciudad aristocrática, vivía desconectada del resto de Perú y subestimó completamente la situación bélica, lo que contribuyó a desestabilizar completamente su clase política y a evitar una preparación efectiva para enfrentar el desembarco chileno al sur de la ciudad. En enero de1881, las tropas chilenasentraron en Lima, después de las batallas deSan JuanyMiraflores. En esta última la propia población civil defendió sin éxito la ciudad cuando el ejército chileno atacó tres de los doce reductos. Luego de la batalla hubo incendios y saqueos en los poblados de Chorrillos y Barranco.

Las fuerzas chilenas establecieron su autoridad y se impusieron cupos de guerra a la población limeña. Se impuso el orden en la ciudad, en las zonas de ocupación, y se restablecieron las actividades. Sin embargo, este orden no evitó la salida de objetos y bienes científicos o culturales, tales como instrumentos, herramientas, mobiliario y libros, algunos de los cuales fueron enviados a Chile, terminando otro tanto en manos de privados, de ambos países.

El dictadorNicolás de Piérola Villenase retiró de la capital para pretender seguir gobernando desde el interior del país, quien fue sustituido por un gobierno civil a cargo deFrancisco García Calderón, que se negó a firmar la entrega delDepartamento de Tarapacá.

Sin posibilidades de firmar la paz, el jefe de la ocupación chilena, VicealmirantePatricio Lynch, estableció su cuartel militar en elPalacio de PizarroenLimay dirigió el combate contra la resistencia peruana en la sierra, en lo que se denomina laCampaña de la Breñao de la sierra, enfrentando abundantes actos de sedición en la misma ciudad y luego una resistencia claramente organizada.

Después de los enfrentamientos enSan JuanyMiraflores, el entonces Coronel peruanoAndrés Avelino Cáceresy otros como elcapitánJosé Miguel Pérezdecidieron llegar a losAndes Centralespara organizar y reiniciar la resistencia al ejército de ocupación chileno; para ello, el15 de abrilde1881, se embarcaron en eltrende la estación de Viterbo (evadiendo la vigilacia de los soldados chilenos), con destino final la ciudad deJauja. Así, y en gran medida ayudado por su profundo conocimiento de la lengua quechua, Cáceres organizó la defensa entre la población civil de la Sierra Central y el CoronelGregorio Albarracínen la Sierra Sur; quienes ejecutaron una efectiva guerra de guerrillas durante tres años. Eligieron la breña de losAndes Centrales, porque presentaba unatopografíaexcelente para aplicar la estrategia de guerra de guerrillas; asimismo, porque existían nuevos elementos humanos, aunque sin entrenamiento y con escaso armamento para una lucha prolongada.

La resistencia militar liderada por Cáceres en la regiones sur y centro andinas obtuvo varias victorias contra las fuerzas invasoras chilenas hasta que sufrió una derrota decisiva enHuamachucoel10 de juliode1883, en la región de la sierra norte y que abrió el camino para la culminación de la guerra por el encumbramiento del General peruanoMiguel Iglesias, que acercó posiciones con la autoridad militar chilena para erigirse como nuevo presidente. Finalmente, pese a la resistencia de Cáceres y Montero, firma un tratado de paz con Chile que involucraba cesión territorial, con lo que se pondría fin a la contienda.

Luego de la guerra, las diferencias entre Cáceres e Iglesias dieron origen de una guerra civil entre los partidarios de ambos líderes, que finalizó en 1885 con el triunfo del primero.